¿Qué no debo dar de comer a mi perro?

Es lógico pensar que tanto el metabolismo como el estómago de un animal cuya dieta tiene como base, en un principio, la carne de sus presas, tenga algunas diferencias con el ser humano. Muchas veces, nuestras mascotas, al vernos comer cualquier tipo de alimento, nos piden que les demos comida, obviamente, sin saber que algunos de nuestros alimentos pueden ser tóxicos para ellos.

Para evitar intoxicaciones accidentales y mejorar la salud de nuestras mascotas, hemos realizado una revisión bibliográfica de toda la información publicada hasta la fecha sobre los “alimentos prohibidos” con el objetivo de mostrar que alimentos están totalmente contraindicados en la dieta de nuestros amigos y no deben darse bajo ningún concepto debido a que pueden ser un peligro para su salud e incluso, en algunos casos, para su vida.

El chocolate.

El chocolate contiene teobromina, que es potencialmente tóxico para los perros.  Esta sustancia puede causar, en pequeñas cantidades, desde dolor a pequeñas dosis, temblores musculares a dosis más altas e incluso la muerte del animal. La concentración de teobromina está relacionada con el contenido de cacao del chocolate, mientras que la cantidad presente endescarga (5) el chocolate blanco es insignificante, 4,4 gramos de chocolate negro pueden causar dolor y temblores musculares en nuestros animales. Otros productos derivados que contienen cacao o cafeina como el cacao soluble, el café, bebidas energéticas o las golosinas de chocolate también deben evitarse debido a que contienen altos contenidos de teobromina.

Además, algunos autores han sugerido que podría existir una base genética, que provocaría una mayor sensibilidad a la teobromina, produciendo sus efectos tóxicos en menor cantidad, y no relacionada con las diferentes razas.

Uvas y Pasas

Las uvas y las pasas pueden llegar a causar un fallo renal en el perro, ya sean tanto crudas como cocinadas en pasteles u otro tipo de platos culinarios. No se conoce el mecanismo por el cual estos productos causan el fallo renal, pero se ha propuesto que podría ser consecuencia de algunos de sus metabolitos, de una intolerancia a los taninos (Singleton 2006) o reacciones debidas a las diferencias enzimáticas.

1.bLa dosis letal no está definida, siendo muy variable según los casos, pudiendo causar la muerte con tan solo 4 o 5 uvas o pasas. Aunque se han descrito casos de perros que pueden comer estos alimentos sin problemas, son una minoría y no es recomendable dárselo a nuestras mascotas en ningún caso, dado el desconocimiento del mecanismo y la posibilidad de muerte a dosis muy bajas.

No hay tratamiento para esta intoxicación salvo inducir el vómito y promover el vaciado intestinal con laxantes o procinéticos mientras se administra una terapia de soporte.

 La cebolla y el ajo

La cebolla y el ajo tienen componentes que pueden causar daños en los glóbulos rojos, produciendo una anemia hemolítica. Tanto las cebollas, como los ajos y otras plantas de la familia Allium contienen algunas sustancias que son capaces de anular enzimas de los glóbulos rojos provocando su destrucción. Con 15 o 20 gramos de cebolla por kilogramo de peso del animal ya se observan cambios en la sangre, y con dosis más altas, el desenlace puede ser muy malo.1.e

 No se conoce antídoto para la intoxicación por cebolla o ajo en perro, por lo que el único tratamiento es la terapia de soporte y las transfusiones sanguíneas,  así que, la mejor forma de prevenirlo, es evitar cualquier exposición de nuestras mascotas a estos alimentos, y tener mucho cuidado cuando damos las sobras, ya que, incluso estando cocinados, estos alimentos mantienen su toxicidad. (Hill, 2001).

 Caramelos y golosinas dulces, chicles y pasta de dientes.

El xylitol es un componente que se encuentra en muchos productos edulcorados, como los chicles sin azúcar, los caramelos, las gominolas o incluso en la pasta de dientes. Cuando los perros ingieren este producto, corren el riesgo de padecer una crisis hypoglucémica por la liberación masiva de insulina.

Golosinas-a-los-perros-604x270El xylitol, que se tolera muy bien en el ser humano, en los perros provoca una liberación masiva de insulina, que produce una bajada muy brusca de la glucosa, lo que conlleva a depresión, letargo, convulsiones, y en los casos mas graves, daño en el hígado, con su fallo agudo que puede producir la muerte.

Si nuestra mascota ingiere por accidente, ya que para algunos animales son muy palatables, algún tipo de chuchería, caramelos o pasta de dientes, lo mejor es llevarlos al veterinario cuanto antes para provocar el vómito de nuestro animal, comprobar los niveles de glucosa y subirlos si es necesario y tratar lo síntomas si la dosis tóxica es lo  suficientemente alta para producirlos.

Los Frutos secos

Algunos frutos secos resultar tóxicos para nuestras mascotas, como es el caso de las nueces de macadamia. El problema es que estos frutos secos pueden estar incluidos en algunos alimentos como las galletitas o las tartas. Estos alimentos pueden provocar en nuestras mascotas problemas digestivos, debilidad muscular, síntomas neurológicos e incluso pancreatitis o reacciones alérgicas.

El mecanismo de toxicidad es desconocido. No se sabe si es por sus componentes, su procesado o sus metabolitos. La dosis tóxica es muy variable de unos animales a otros, abarcando un gran rango.1.f

De nuevo, no existe un antídoto para este tipo de intoxicaciones, por lo que inducir el vómito, promover el vaciado intestinal y aplicar la terapia de soporte en función de los síntomas, son las únicas cosas que podemos hacer para ayudar a nuestra mascota de este tipo de intoxicaciones, que, afortunadamente, suelen resolverse en poco tiempo si las dosis ingeridas no son muy grandes o el animal no es muy sensible.

Bebidas alcohólicas.

Se han descrito serias intoxicaciones de perros que han ingerido alcohol debido a “bromas” o accidentalmente. A algunos perros les “gusta” el sabor del alcohol, por lo que un charco de una botella rota puede ser causa de una intoxicación de este tipo. Sin embargo, el alcohol, a diferencia del ser humano, no se tolera bien en el metabolismo canino.

Los síntomas son similares a una borrachera pero mucho más graves, con letargia, vómitos, diarrea, depresión respiratoria y puede llegar a causar un fallo hepático agudo y la muerte del animal. Algunos componentes de la fermentación de la cerveza, además, pueden provocar convulsiones, hipertermia y muerte.

El tratamiento requiere la respiración artificial y mantenimiento de los niveles de electrolitos mediante fluidoterapia hasta que el animal sea capaz de recuperarse de la intoxicación.

Conclusión

Además de estos productos, hay otros alimentos que también pueden ser tóxicos en algunos casos en los perros, como es el caso del ácido úrico (tomate, pescado azul), las patatas etc. Por eso, lo mejor es no dar ningún tipo de comida que no esté preparada y homologada especialmente para nuestras mascotas. 

Autor: Manuel García Gomez - Veterinario en Hospital Veterinario ASTURPET.

Enlaces de interes:
GATOS Y PERROS DIABETICOS: PELIGRO LATENTE
COMO CUIDAR A TU PERRO CUANDO VOMITA

Anuncios

Dejanos tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s