COMO ACOSTUMBRAR A TU GATO A LOS SONIDOS

Entrenar gatos puede parecer más difícil que entrenar perros, pero la mayoría de los gatos ya han sido entrenados para comportarse de cierta manera. El uso de un sonido que es molesto para tu gato puede ser la forma más rápida para detener la conducta negativa o destructiva. Sin embargo, este sistema de castigo negativo a menudo no ofrece soluciones a largo plazo para los dueños de mascotas. En lugar de ello, puede utilizar el sistema de entrenamiento con clicker, que utiliza el ruido positivo para entrenar a los gatos.

Acostumbrar a un gato a los ruidos no es un proceso sencillo ni rápido. Se trata de un ejercicio paulatino de aclimatación, de modo que debemos tomárnoslo con paciencia y constancia.

gato-miedosoCuando hablamos de sonidos que molesten o no a nuestro gato, nos referimos a dos cuestiones principalmente:

  • Todos los sonidos NO SON necesariamente MALOS.
  • Si nosotros nos comportamos de manera normal a ruidos habituales, nuestro gato se alterará mucho menos o incluso llegará a “asimilar” esos sonidos estridentes como algo normal.

Sonidos agudos y fuertes.

Los sonidos agudos son eficaces para molestar a los gatos. Los gatos tienen un mejor sentido de la audición que los humanos y pueden oír tonos hasta una vez y media más altos que el oído humano. Esta capacidad de oír sonidos agudos es muy útil cuando cazan. Sin embargo, el gato también puede asociar estos sonidos fuertes y agudos con angustia, sobre todo si suenan como un gatito o como los chillidos de otro gato.

Sonidos del hogar.

Hay una serie de sonidos del hogar que pueden molestar y asustar a tu gato. La mayoría de estos sonidos son agudos, fuertes o zumbidos. Por ejemplo, el chirrido de la parrilla del horno mientras la extraes produce un ruido metálico y agudo que los gatos encuentran molesto. Los secadores de aire y las aspiradoras también hacen sonidos fuertes y zumbidos que asustarán o molestarán a tu gato. Cada gato responderá diferente a los sonidos del hogar, en base a la frecuencia de su exposición a ellos. Cuando utilices los sonidos del hogar para evitar que tu gato se comporte mal, úsalos con moderación, para evitar asustar a tu gato demasiado.

La música puede ser una buena manera de comenzar a que nuestro gato se acostumbre a estar tranquilo. Podemos gatos-y-musica-2comenzar con música ambiente a un nivel normal e ir subiendo los decibelios de manera gradual. De esta manera nuestro animal se irá habituando a ese sonido y acabará reconociéndolo como natural independientemente del volumen que pongamos.

Sonidos en juguetes.

También es aconsejable que juegue con juguetes que hagan algo de ruido cuando los mueve. De esta manera el gato asimilará que hay ruidos que forman parte de la normalidad y no entrañan ningún peligro o amenaza alguna.

Sonidos amplificados y estallidos.

Como estamos viendo, el problema de los gatos con los ruidos, no es tanto el volumen, sino lo imprevisto del mismo, los cambios repentinos y bruscos son los que provocan una reacción negativa en el gato. Ciertamente el ruido en altos volúmenes afecta a la conducta del animal, si además le sumamos otras alteraciones como dar palmas, saltar, aplaudir, gritar, hacer gestos extraños hacia el gato…entonces el efecto sobre la conducta del animal se multiplicará enormemente.

Lo recomendable en situaciones con este tipo de ruidos como serían los fuegos artificiales, cohetes, petardos, etc, es que nuestro comportamiento sea normal, de esta manera nuestro gato mantendrá las referencias que le hacen estar tranquilo, y aunque se altere, verá que nuestra actitud es la misma independientemente del ruido que haya en el entorno.

Cuando se produzcan este tipo de situaciones en fiestas, reuniones, aglomeraciones de gente….nuestras pelota-gato-juguete-sonora-granderecomendaciones son:

  1. Mantén al gato dentro de casa en todo momento. Es un espacio que conoce y en el que se siente a gusto. Que el gato reconozca el entorno hará que se sienta menos asustado y pueda desenvolverse mejor en este tipo de situaciones.
  2. Tenerlo en una habitación tranquila y que sea habitual para él tener su propio “hábitat natural”. Si esta habitación se encuentra lo más alejada posible del foco de los ruidos, mejor que mejor. En este habitáculo, el animal se sentirá confortable por ser asiduo en ella, y nosotros podemos hacerla mas confortable dejándole comida, agua, sus juguetes preferidos, rascadores, etc…
  3. Mantener un comportamiento lo mas normal posible, para que el gato entienda que, aunque el ruido es una novedad, todo lo demás que le rodea sigue como siempre. Esto es lo mas importante y básico que debemos hacer cuando se producen este tipo de comportamientos. Nuestra mascota se fija mucho en nuestro comportamiento, recordarlo.

Lógicamente, cada caso y cada gato son diferentes y sus modos de responder ante estímulos acústicos externos serán diferentes. No todos los animales reaccionan igual, no todos los gatos se comportan igual y no todas las mascotas se tranquilizan de la misma manera. Una cosa es que tengan miedo o que los ruidos les sobresalten y otra muy diferente es que dicho miedo sea desproporcionado, convirtiéndose en fobia. En este extremo ultimo, debemos acudir al veterinario para que nos lo diagnostique y lo trate de manera adecuada.

Bajo ningún concepto suministréis tranquilizantes a vuestro gato sin prescripción del veterinario!!!

Quizás te interese: 
Educar a tu gato es posible

Autor: Adrián García (Clínica Veterinaria ASTURPET)
Anuncios

Dejanos tu opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s