El 14 de octubre se celebró el Día Internacional de la Visión y, por este motivo, la empresa Vitalcan quiso destacar el valor de la tarea de los perros guía, también conocidos como “lazarillos”, los que con su amor cumplen el objetivo de guiar y proteger a su amo, permitiéndole ser independiente y brindándole la confianza que necesita para poder desenvolverse con capacidades diferentes.

Estos perros son adiestrados para guiar a lazarillopersonas ciegas o con deficiencias visuales graves. La raza que se utiliza generalmente es el Labrador Retriver por su carácter dócil pero también se están probando otras, inclusive callejeros.

Su entrenamiento es muy riguroso y prolongado con profundidad psicológica, ya que un perro guía no recibe órdenes en el momento de reaccionar frente a una situación u obstáculo determinado sino que responde buscando proteger a su amo siempre.

Entre sus 6 semanas y primer año de vida, se fijan los principales pilares de educación como por ejemplo habituarlos a situaciones cotidianas, sonidos, etc.. Entre el 1er y el 2do año, se comienza con el entrenamiento más específico como caminar en línea recta, con obstáculos, enfrentarlo a situaciones difíciles, etc.. Por último, se debe lograr acoplar su vida a la de la persona ciega realizando un minucioso el-perro-guia-un-companero-fiel-y-necesario-para-la-sociedad_jil4zseguimiento para observar la evolución del proceso.

Debido a que su concentración es esencial, no se debe distraerlos, acariciarlos o alimentarlos mientras se encuentran en “acción”. Los perros guía son reconocidos legalmente y esto les permite gozar de determinados derechos como ingresar a lugares dónde no se suele permitir el acceso de mascotas o subir al transporte público.

Autor: Adrián García (Gerente ASTURPET)
www.asturpet.es